Noticias

Volver

Crítica: "Feedback"

NOTICINE

Publicado: 28/02/2019

Por Matilde Hellín

 

Este fin de semana llegará a los cines españoles la ópera prima del 

director gallego Pedro C. Alonso, "Feedback" (2019), un thriller de 

acción y suspense, en inglés, que cuenta con un acertado reparto entre 

el que destacan por sus actuaciones Eddie Marsan, en el papel 

protagonista, y Paul Anderson e Ivana Baquero, en roles secundarios.

 

Jarvis (Marsan) es un presentador en un programa de radio en Londres que 

comenta, juzga y critica los aspectos relativos a las noticias de 

actualidad más polémicas y a las personas implicadas en ellas. La noche 

en la que iba a desvelar un escándalo futbolístico, dos encapuchados 

secuestran el estudio en el que trabaja, donde se encuentran su invitado 

de la jornada y amigo Andrew (Andersen), el técnico (Alexis Rodney) y la 

becaria (Baquero).

 

La película transcurre, casi en su totalidad, en tiempo real, lo que 

intensifica la duración del film, que dura poco más de hora y media, en 

un estudio de radio (excepto una escena en exterior). Que la cinta se 

rodara en apenas cinco semanas se aprecia en la verosimilitud de las 

actuaciones y en el ritmo dramático de la película, algo que el 

espectador podrá comprobar y que los propios actores y director han 

confirmado. El sonido también es una pieza clave en el dinamismo y 

dramatismo del film, debido a las características de la ubicación, que 

permite silencios y variaciones de volumen, además del acompañamiento de 

la música de Sergio Moure ("El cuerpo"), que transmite el nerviosismo y 

la intensidad necesarios para ambientar la narración.

 

Los temas a los que se refiere "Feedback" son variados y de "inesperada 

actualidad", tal y como prometió su director y guionista antes de su 

desarrollo. El film no es solo una película de terror vacía dentro del 

subgénero "home invasion", en el que un peligro desconocido ataca a un 

grupo de personas en un espacio reducido, cuyo único propósito es 

infundir terror y mantener al espectador en vilo para concluir con un 

final que no responde a nada (como pasa, por ejemplo, en "Los 

extraños"). Por el contrario, la película presenta una trama más cercana 

al thriller de suspense que al terror, donde nada ocurre por casualidad, 

y concluye con la historia cerrada, todo ello consiguiendo una dualidad 

moral sin pretensión de objetivizar la conciencia del espectador, algo 

que se agradece por el debate interno que genera. "Ni los buenos son tan 

buenos, ni los malos son tan malos", ni quién es quién está tan claro.

 

La cinta presenta también diversos conflictos y subtemas de actualidad 

que los espectadores más perspicaces podrán apreciar. El film podría 

funcionar por las características descritas como un capítulo de la serie 

"Black Mirror", creada por el guionista inglés Charlie Brooker, por los 

dilemas morales que presenta, el estilo narrativo de algunas entregas 

(véase, por ejemplo, el capítulo "Cállate y baila / Shut Up and Dance"), 

y la crítica a aspectos relativos a la sociedad actual, como en el caso 

de las redes sociales ("Caída en picado / Caída en picada / Nosedive"). 

Sin embargo, la complejidad del personaje protagonista, brillantemente 

interpretado por Eddie Marsan, y la actuación magistral de Paul Andersen 

(el resto del elenco no se queda atrás), consiguen generar una conexión 

emocional imprescindible, que no impide juzgar duramente sus 

comportamientos, relativizarlos o empatizar con ellos, algo de lo que la 

serie de Brooker carece en ocasiones.

 

Sin duda, las indicaciones de Jaume Collet-Serra ("Sin identidad / 

Unknown", "La huérfana / Orphan") productor ejecutivo del film, y la 

participación del coguionista Alberto Marini ("El desconocido", "Rec") 

quienes son cineastas expertos en el género, ha sido decisiva para que 

este primer trabajo de C. Alonso tenga la calidad suficiente para 

olvidar que se trata de una ópera prima, algo que para un director 

español podría ser comparable en el género, siendo generosos, quizá solo 

con "Tésis" (1995), obra maestra y primer largometraje de Alejandro 

Amenábar.

 

Por todo ello, para aquellos que buscan en "Feedback" simples emociones 

de terror y sustos (que los tiene), violentas y sangrientas escenas 

(aunque no carece de ellas), acción desmesurada sin finalidad y 

levantarse de la butaca como si nunca se hubiera sentado, esta no es su 

película, porque si hay algo que el film consigue, irremediablemente, es 

hacer reflexionar.

 

 

© ViendoMovies-NOTICINE.com